BLIZZAR OF OZZ 1980

 

La tragedia se cuece a fuego lento. Ozzy está fuera de Black Sabbath, el mundo de la música sufre una arcada, una de las bandas más importantes del rock, más respetadas, imitadas, creativas y pioneras en todo esto del heavy metal, sufre una baja demasiado grande que cubrir y como ya se sabe grandes voces intentaron curar la herida, pero por desgracia no fue así, Black Sabbath dejó escapar a Ozzy Osbourne. Craso error.

Sobre esto, hay que decir, que sí, que Black Sabbath aguantó el tipo y habrá alguno que otro que diga que le gustan más los discos con Dio, a ti lo que te gusta es Dio, porque por esos tiempos poca esencia Sabbath quedaba. Y ya que estamos, ¿que le pasó a Tommy Iommi y a Bill Ward? ¿Se les olvidó tocar? cuantos más discos sacaban peor tocaban, todo esto me refiero a la etapa después de Ozzy, siempre he atribuido esto a las drogas y me refiero a que dejaron de sentarles bien, dejaron de disfrutarlas, pero joder que detrás de estos tipos había verdadero talento y los ochenta fueron consumiendo con firmeza su carrera. La Reunión fue desesperanzadora en La última cena y 13 sin Bill Ward, producido por el sabio Rick Rubin, solo consiguió remover las tripas y apuñalar las esperanzas de los que todavía creían en los milagros.

black sabbath.jpg

Y que no se me entienda mal. Se puede plantar un árbol, escribir un libro, tener un hijo o simplemente grabar Sabbath Bloody Sabbath. El legado de estos tipos es parte de la historia del rock, que se dice pronto.

Pero el tema de hoy es Ozzy  que a pesar de haber estado bailando en la cuerda floja con una chaqueta blanca con flecos en las mangas, mientras degustaba un poderoso pelotazo, aun así, estaba en todo lo alto e iba a formar una banda, una banda en solitario, una que llevaría su nombre, una que daría buenos discos, muy buenos discos. Ahora estamos en los ochenta donde se sacaron la mayoría de los discos clásicos del Heavy Metal, claro y Ozzy tenía que dejar su huella. No es que no crea en el destino o en las casualidades, pero Ozzy encontró a Randy Rhoads. Se ve que Michael Schenker rechazó la oferta y que Gary Moore no encajó en la ecuación. Michael Schenker, ni UFO, ni Scorpions, ni Ozzy este tío no supo donde plantar el huevo. Porque otro gallo hubiera cantado.

Randy-Rhoads.jpg

Randy Rhoads se ve, que fuera de horario y con Ozzy desesperado por no encontrar al guitarra para la nueva receta, hizo la prueba y Ozzy se lo echó rápido a la saca y así fue como Randy pasó a primera división. Grabó dos discos con este, y ya nunca volvería a volar alto otra vez.

Las muertes en el Rock son caprichosas, a veces se llevan a quien se lo estaba buscando y otras al primero que pillan, pero eso ahora da igual, nunca sabremos si Randy hubiera acabado tocando la guitarra clásica o siendo el mayor guitarra de todos los tiempos, que fácil es mitificar, no creo ni que Jimi Hendrix hubiera aguantado el tipo, al final son solo momentos. El caso es que Randy se fue y Ozzy no volvió a sacar un disco como esos dos primeros.

blizzar.jpg

Blizzar of Ozz es un gran disco, que más tarde Ozzy se encargaría de joder. Aquí se separó del sonido Sabbath casi al completo, pero bueno después del Never say day! se olia el cambio. Este disco tiene un poco de todo, temas heavy ochenteros, acústicos de guitarra, baladas, alguna más rockera y a Ozzy sosteniendo una cruz con la mano en la portada, It´s up to you. Los solos de este disco son realmente buenos, no entiendo que les pasa a algunos músicos, que de repente se les enciende la mecha de la inspiración y de la noche a la mañana se convierten en superdotados del mástil. Si es verdad que aquí nos encontramos con un fenómeno Highway to Hell, que en este caso se llama Crazy Train, pero que más da, realmente es una lección de Rock and roll , los que no siguieron escuchando el disco, mala suerte, pero eso que se llevaron, Randy Rhoads subido al tren revienta la guitarra. Ozzy siempre supo elegir bien con quien rodearse.

Con el paso de los años por temas económicos y sobre todo por que Ozzy a perdido el norte por completo, se le ocurre regrabar las baterías y los bajos de este y del Diary of a Madman,  se lo dice al que por aquel entonces era su bajista  Robert Trujillo que llegó dando saltos y este acepta destrozar dos clásicos del heavy metal. Y no lo digo por que tocara mal si no porqué, ¿que sentido tiene hacer esto? eso no se hace. A ver cuando a Metallica se le ocurra hacer sonar el bajo en …And Justice for all y lo regrabe también Trujillo y se justifique diciendo yo solo soy un mandado mientras se rasca la cabeza. La culpa no es tuya pero quien pensabas que iba a pagar el pato.

Nota: 9

Anuncios
BLIZZAR OF OZZ 1980